Aprender a Pensar

Repensar la Educación

José Antonio Marina

Fundación SM

Didáctica compartida

El profesor aislado, unido místicamente con sus alumnos en una burbuja socrática, ha desaparecido. Ningún problema educativo puede resolverse en soledad y, sin embargo, a los docentes nos cuesta colaborar. Los claustros –agente educativo principal de un Centro- funcionan, por regla general, en régimen de mínimos. La Nueva Frontera educativa  pasa por integrar programas e implicar a distintos agentes educativos. Los currículos integrados es lo que está en la base de la enseñanza por competencias (una idea que pedagógicamente es interesante, pero didácticamente me parece poco madura). No hemos resuelto el problema de la “transferencia” de conocimientos. Muchas investigaciones demuestran la dificultad de nuestros alumnos para aplicar en una asignatura lo que han aprendido en otra. O, simplemente, para rescatar lo que tienen en la memoria. Hemos instaurado una modularidad cerrada. No sólo en España, por supuesto. Un estudio llevado a cabo por Blanchette y Dunbar demuestra lo que aquí sabemos perfectamente: “los alumnos tienen dificultad para transferir las habilidades de cálculo que aprenden en matemáticas a las clases de física”. Cada currículo es un módulo autónomo y blindado. Las asignaturas transversales y la educación por competencias intentan paliar la situación, pero creo que no serán eficaces mientras no se reflejen en el contenido mismo de los programas. David Sousa, en su How the Brain Learns, dice lo mismo: “La mejor manera de favorecer el transfer de conocimientos o procedimientos es elaborar currículos integrados”. Por eso, os propongo trabajar en esto, es decir, en un “currículo interdisciplinario”, comenzando por el último ciclo de Primaria y el primer curso de la ESO. ¿Os apuntáis alguno?

La integración no debe terminar ahí. Hace falta implicar a otros agentes educativos.

En primer lugar, las familias. No podemos educar sin ellas, ni ellas sin nosotros. Por eso me parece necesaria la elaboración de una “pedagogía compartida”. Es decir, deberíamos desde la escuela colaborar de una forma sistemática y regular con las familias. Informarlas de lo que estamos enseñando en cada momento, y de cómo en cada momento pueden colaborar. Lo he intentado a través de la UNIVERSIDAD DE PADRES on-line, y de la colección de libros UP para padres y docentes, porque me parece importante que lean algún texto común. En Francia ha tenido éxito un libro titulado: “Lo que los padres deben saber sobre la escuela y nunca se lo hemos explicado”. Pero hay que ir más allá. Diseñar modos estables, rutinarios, sistematizados, de cooperación con las familias. Es otra línea de investigación que os sugiero. Comenzando en Primaria y en primer curso de la ESO porque es un curso de iniciación donde la ayuda de las familias es importante. Algunos Centros mantienen una comunicación pedagógica continua con las familias, y podemos aprender de su experiencia. Os agradecería que me mandaseis toda la información posible.

Creo que esta didáctica integrada y compartida haría mucho más eficiente nuestro trabajo.

MIRANDO CON MICROSCOPIO Y CATALEJO

La adolescencia está de moda, a juzgar por la cantidad de libros sobre este asunto que recibo. Desde la neurología se está promoviendo una nueva idea de adolescencia, considerándola un segundo gran período de aprendizaje. El cerebro del adolescente experimenta otra oleada de producción de conexiones sinápticas. Es, pues, la ÉPOCA DE LAS OPORTUNIDADES. Así titula su estudio sobre la adolescencia UNICEF, en el que encuentro un dato curioso. Considera que la adolescencia comienza a los 10 años.

En EEUU está teniendo gran éxito el movimiento de “desarrollo positivo de los jóvenes” (positive youth development). Podéis ver el resumen de estas investigaciones en Movilización Educativa.



escrito el 26 de Abril de 2011 por en General


18 Comentarios en Didáctica compartida

  1. MERCEDES | 26-04-2011 a las 23:31 | Denunciar Comentario
    1

    Totalmente de acuerdo,… soy docente, matemáticas en secundaria… ¿Cuándo empezamos?

  2. Ana | 27-04-2011 a las 11:29 | Denunciar Comentario
    2

    Buenos días

    En el tema de transferencias de conocimientos yo quiero comentar algo todavía más preocupante: mi hija cursa 3º de primaria en un colegio bilingÜe de la Comunidad de Madrid y algunos padres nos hemos dado cuenta que, dentro de la misma asignatura: science, a veces, no relacionan los contenidos de unas unidades con otras y no sólo eso, no relacionan la asignatura con la realidad; es como si los mamíferos, las plantas, la vida en el campo, la ciudad o los ríos no tuviera que ver con ellos, como si pertenecieran a otro planeta. Además por ser en inglés, no la disfrutan (¡¡es una pena!!)
    En cuanto al tema de la implicación de la familia en la educación, yo lo veo fundamental y así actuamos nosotros con nuestra hija; sin embargo observo que (salvo excepciones) la clase de mi hija está dividida en dos grupos: el grupo de niños cuyos padres se implican muy directamente en los deberes. Estos niños sacan notas de 8 a 10 y el grupo de los niños cuyos padres NO se implican en los deberes y sacan notas de 0 a 3. Y yo me pregunto ¿ por qué es tan necesaria la implicación de los padres en los deberes de los niños? Una cosa es ocuparse y otra cosa es estar ayudando constantemente. Este País tiene universitarios cuyos padres eran analfabetos y yo creo que esta misma circunstancia no se dará en estas generaciones de niños, porque estos niños que No reciben ayuda ni ocupación por parte de sus padres, ya son desde 1º de primaria “fracaso escolar”

    Muchas gracias
    Ana

  3. jose antonio marina | 30-04-2011 a las 20:44 | Denunciar Comentario
    3

    Mercedes, me ha encantado tu actitud. Has hecho la pregunta adecuada: ¿Cuándo empezamos? Espero que haya más profesores que se apunten, pero, de todas maneras, la FUNDACION REPSOL me ha encargado que diseñe un programa para fomentar el interés por las matemáticas, por la ciencia y por la tecnología en la enseñanza primaria y secundaria. ¿Puedes enviarme tu correo? El mio es jamarina@movilizacioneducstiva,net

  4. jose antonio marina | 30-04-2011 a las 20:47 | Denunciar Comentario
    4

    Respuesta a Ana:En tu correo tratas dos temas igualmente interesante. El primero es que estamos troceando las asignaturas hasta un extremo absurdo. Un concepto, dos ejemplos, tres actividades, otro asunto. Los libros de texto se estñan convirtiendo en una zapping educativo. La buena direccion es justo la contraria. Hay que enlazar todo dentro de una lección, de una asignatura, de las demas asignaturas del curso, de la vida real, de las preocupaciones de los alumnos.

  5. jose antonio marina | 30-04-2011 a las 20:54 | Denunciar Comentario
    5

    Segunda respuesta a Ana: La escuela no puede educar sin la familia. No se trata sólo de que los padres ayuden a los niños a hacer sus deberes. A partir de cierta edad es muy posible que no sepan hacerlos. Se trata de estimular el esfuerzo y la exigencia; de preocuparse por lo que hacen, de organizarles el tiempo. La escuela es el trabajo de los niños, de la misma manera que la fábrica, la oficina, la empresa o las tareas domésticas son el trabajo de los padres. Hablar bien de la escuela es importantísimo. Enseñar a los niños a cumplir con su obligación, también.Pero los niños deben saber que también a los padres les cuesta trabajo cumplir con sus obligaciones -incluida la de prepararles la comida, exigirtles en los estudios, tenerles la ropa preparada, etc- y sin embargo lo hacen porque es su deber y porque quieren lo mejor para sus hijos. Tambien los hijos deben querer lo mejor para sus padres.

  6. Ana | 03-05-2011 a las 15:30 | Denunciar Comentario
    6

    Jose Antonio: estoy de acuerdo en la necesidad de implicación de la familia y yo la practico en la mía; sin embargo ¡¡¡me da tanta pena ver a tantos niños que en 3º de primaria ya son fracaso escolar!!! El hecho es que no son niños que aprueben “por los pelos”, es que son niños de nota cero.
    ¿Qué va a hacer esta sociedad con esos niños/adultos?. ¡¡Hablamos de casi la mitad de la clase!!! ¿Ya son casos perdidos? ¿Y si nos estamos perdiendo un ilustre médico o un maravilloso pintor?
    Comparto todo lo que usted ha dicho, pero insisto en que tengo la sensación de que este sistema educativo pide demasiado a la familia, y no me estoy quejando yo personalmente, sino que estoy pensando en todos aquellos niños, de talentos desperdiciados por no tener una familia implicada. A lo peor no son niños de matrícula de honor, ¿pero fracaso escolar con 8-9 años que no han adquirido las habilidades de lectura, escritura, suma y resta?
    Yo creo que además de la familia, algo más está fallando.
    Un saludo y gracias por sus respuestas.
    Ana

  7. jose antonio marina | 04-05-2011 a las 21:44 | Denunciar Comentario
    7

    Ana: Por supuesto, la escuela es quien debe orientar la educación, incluso asesorando a los padres. De eso trata l “pedagogía compartida” de la que hablo. La capacitación técnica debe tenerla la escuela. Tenemos que estar al día de los métodos que funcionan. Por ejemplo, psra elaborar los programas de la Universidad de Padres (www.universidaddepadres.es) hemos revisado docenas de programas distintos. A mi me han interesado mucho los de Mel Levine, fundador de la institución ALL KINDS OF MINDS cuyo principio es: todos los niños pueden aprender, pero lo hacen de manera distinta. Hay que averiguar cómo podemos hacer que todo niño progrese.

  8. Antonio | 07-05-2011 a las 18:46 | Denunciar Comentario
    8

    ….Precismaente por lo que comenta Ana hemos de potenciar una escuela pública que sea integradora y aglutine y arrope a tdos los niñ@s sean cual sean sus capacidades, en este punto es importante los planes de compensatoria, hemos de pensar que no todas las familias están formadas por padres y madres con nivel alto de estudios, o con un horario de 7 a 3 de la tarde, en este país también hay personas que trabajan de 7 de la mañana a 7 de la tarde y cuando llegan a casa no tienen más tiempo, y quieren lo mejor para sus hijos, por eso, repito es importante la escuela pública, multicultural e integradora……

    Por último no hemos de orientar los estudios para terminar cursando una carrera universitaria, también es muy importante tener buenos profesionales, viene a colación de lo que comenta Ana de perder Médicos o pintores, quizás perdamos un buen chapista o electricista; la escuela debe formar, sobre todo, personas, con capacidad de discernir y pensar por sí mismas….Saludos Antonio.

  9. jose antonio marina | 08-05-2011 a las 12:38 | Denunciar Comentario
    9

    Comentario a Antonio (post 8) Completamente de acuerdo. Los planes de educacion compensatoria son una solución. Me gustaría que me informárais de como están funcionando en vuestro centro.
    Por supuesto, nuestra educación está descompensada. En comparación con el resto de Europa tenemos más abandono escolar (es decir,que como mucho reciben la enseñanza obligtoria o ni siquiera eso) y en cambio tenemos un porcentaje altísimo de universitarios. Falla, evidentemente una buena formación profesional de grado medio.

  10. Flor Fernández del Viso Torre | 10-05-2011 a las 10:05 | Denunciar Comentario
    10

    En lo que respecta a la cooperación que se espera de los padres en la educación de los hijos yo quisiera denunciar una cierta perversión del sistema actual, se da por hecho, por parte de algunos profesores, que los niños van a tener ese apoyo por parte de los padres a la hora de hacer los deberes (cosa que resultaba impensable una generación atrás y la mayoría de los alumnos salía hacia delante) y al final los que hacen las tareas en casa no son los niños sino los padres y el cerebro de un niño no funciona igual que el de un adulto, ¿qué problemas se plantean?:
    1. El profesor está evaluando a los padres y estos se empiezan a tomar los deberes como un reto personal haciendo sufrir a sus hijos con ello al exigirles más de la cuenta.
    2. El profesor sube el nivel de exigencia al ver que sus alumnos van “sobrados”.
    3. El alumno no comete errores, su progenitor/a los ataja antes de que se produzcan y una de las características del aprendizaje es: error-corrección-aprendizaje.
    Apunté anteriormente que esta perversión solo se da por parte de algunos profesores porque en mi experiencia como madre me he encontrado con profesores que piden (conocedores del problema), por favor, que no se ayude a los niños para que ellos puedan ver en qué se equivocan; también me he encontrado con una profesora que me increpaba por no haberme leído el libro de matemáticas de mi hija aduciendo que ella no podía dedicarse a enseñarle, los padres se dedicaban a hacerlo por ella.
    Pero no voy a culpar solo a los profesores, porque a raíz de esta confesión, comencé a observar que el resto de padres hablaban de los deberes de sus hijos como si de sus deberes se tratase y que le dedicaban un número de horas diarias desproporcionada con el curso en el que los niños estaban.
    Creo que sería interesante estudiar a que se debe este fenómeno que no tenía lugar en generaciones anteriores, uno de los motivos podría ser que somos una generación por primera vez de padres mayoritariamente universitarios, pero francamente, yo soy universitaria y pienso que los deberes de mis hijas son suyos y solo suyos, lo que no quita para que si puntualmente me preguntan una duda yo les ayude.

  11. Noelia | 10-05-2011 a las 18:25 | Denunciar Comentario
    11

    Bajo mi punto de vista, por supuesto que se debería dar por hecho que los niños van a tener el apoyo de los padres para hacer los deberes y el problema quizás sea en parte el eximirlos de esta responsabilidad. Es decir, igual que un padres es responsable de que su hijo tenga una adecuada alimentación e higiene entre muchas otras cosas por qué no va a serlo de sus estudios. Pero no desde los contenidos (que deben ser desarrollados por los alumnos salvo en ocasiones puntuales) sino desde la supervisión, la organización, el establecimiento de rutinas y la responsabilidad.
    Cierto que muchos papás llegan a casa a las siete de la tarde tras una larga jornada laboral, pero eso NO es excusa para no preocuparte de si han cenado, de hecho cuando esto sucede todos nos alarmamos muchísimo (con razón), por qué no de igual manera cuando lo que se descuida es la atención de aspectos emocionales o de su formación como persona.

  12. jose antonio marina | 10-05-2011 a las 21:32 | Denunciar Comentario
    12

    Contestacion a Flor (post 10) y a Noelia (post 11) Estais planteando un debate muy importante que plantearé en otra entrada de este blog, en el que espero que participéis: los deberes en casa. Flor dice, con razón, que a veces se cuenta demasiado con los padres, tal vez porque en este momento tienen en general un grado mayor de educación que hace treinta años. Pero Noelia también la tiene a señalar que no se trata tanto de ayudarles a hacer sus deberes como de organizarles el tiempo, establecer rutinas y educar la responsabilidad. Uno de los temas que hemos tratado en los programas de la Universidad de Padres es que el modo de ayudar a los hijos con los deberes en casa va cambiando con la edad de los niños o adolescentes. El tema es importantísimo y, por lo tanto, continuaremos tratándolo. Me parece estupendo poder pensar juntos sobre esstos decisivos asuntos.

  13. jose antonio marina | 10-05-2011 a las 21:33 | Denunciar Comentario
    13

    Contestacion a Flor (post 10) y a Noelia (post 11) Estais planteando un debate muy importante que plantearé en otra entrada de este blog, en el que espero que participéis: los deberes en casa. Flor dice, con razón, que a veces se cuenta demasiado con los padres, tal vez porque en este momento tienen en general un grado mayor de educación que hace treinta años. Pero Noelia también la tiene a señalar que no se trata tanto de ayudarles a hacer sus deberes como de organizarles el tiempo, establecer rutinas y educar la responsabilidad. Uno de los temas que hemos tratado en los programas de la Universidad de Padres es que el modo de ayudar a los hijos con los deberes en casa va cambiando con la edad de los niños o adolescentes. El tema es importantísimo y, por lo tanto, continuaremos tratándolo. Me parece estupendo poder pensar juntos sobre estos decisivos asuntos.

  14. 14

    Enseñar a los niños a cumplir con su obligación, también.Pero los niños deben saber que también a los padres les cuesta trabajo cumplir con sus obligaciones -incluida la de prepararles la comida, exigirtles en los estudios, tenerles la ropa preparada, etc- y sin embargo lo hacen porque es su deber y porque quieren lo mejor para sus hijos. Tambien los hijos deben querer lo mejor para sus padres.

  15. Lidia | 15-05-2011 a las 17:59 | Denunciar Comentario
    15

    Aunque he sido maestra y también orientadora, llevo unos años retirada de mi profesión, por causa de una enfermedad que como yo digo, entró sin permiso en mi vida. Sin embargo, tengo la suerte de tener un nexo íntimo con la educación, soy madre de dos adolescentes, y hago todo lo que puedo para que “jueguen bien sus cartas”… no siempre con éxito.
    A veces me llaman de algún centro para dar una charla a las familias -y les digo que soy alumna de la UP, y les cuento lo que aprendo-. En una de ellas las madres estaban angustiadas porque ya no podían ayudar a sus hijas, los contenidos no los recordaban, o nunca los habían dado. Querían que el maestro les explicara geometría. Yo les dije lo mismo que les había dicho el maestro: no se trata de que sepas todo lo que tienen que aprender en la escuela, se trata de que estés atenta, que te fijes si puede resolver la tareas, que no las deje de hacer; y si ves que no comprende algo, que vayas a la escuela para comunicarlo. Las madres respiraron aliviadas.
    Y creo que de eso se trata, de ser capaces de asumir nuestra responsabilidad en la educación, de saber lo que debemos hacer y lo que no debemos hacer.
    Así que por aquí estoy, pueden contar conmigo.
    Saludos

  16. soren | 02-06-2011 a las 0:14 | Denunciar Comentario
    16

    Soy madre de una adolescente y profesora de primaria y primer ciclo de la eso.
    Durante estos casi 15 años de recorrido educativo que ha llevado mi hija, mi principal misión ha sido estár cerca, enseñándole cuál era su responsabilidad y animándola en el día a día de su educación tanto escolar como personal, tanto mi experiencia con mi hija, como mi experiencia de profesora de primaria, me ha demostrado que los hijos deben ir siempre acompañados por sus padres hasta 5º de primaria, y ya en 6º seguidos de lejos pero sin perderlos de vista, para comprobar que ya han conseguido la responsabilidad, organización y capacidad suficiente para caminar independientes en las tareas escolares.
    He aprendido mucho con mi hija. Estoy muy feliz y satisfecha de cómo es y ahora que ha terminado bachiller con excelentes resultados puedo decir que estos años son los más importantes en la educación integral de los hijos.
    Durante mis 20 años como profesora siempre he intentado que mis alumnos aprendan en el colegio pero que se eduquen en casa, que las tareas que llevan a casa sólo sean las que no acaban en clase, que recuerden la importancia de la programación y organización de su estudio diario, el “ya lo haré después” es lo que va haciendo la bola cada vez más grande, y, lo no menos importante, que los padres colaboren en aquellos casos que creemos es fundamental.

  17. Camila Rondón | 06-06-2011 a las 17:44 | Denunciar Comentario
    17

    Yo me apunto!

  18. JosefaMaría | 12-06-2011 a las 20:18 | Denunciar Comentario
    18

    Hola,
    soy profesora de Lengua.
    En el centro en que trabajo estamos apostando por la coordinación cole-ies / ies-padres.
    Todo lo que he leído,tanto en el artículo como en los post, me resulta muy interesante.
    Quisiera saber más, aprender más.
    Si no es tarde,quiero embarcarme en esta ¿utopía?

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar