Aprender a Pensar

Repensar la Educación

José Antonio Marina

Fundación SM

Mente, cerebro, educación

Una de las cosas buenas que tiene ser detective es que hay que viajar siguiendo el rastro. Esta semana he estado en Harvard. La Universidad de Harvard ha sido pionera en muchas iniciativas pedagógicas. Allí se gestó el Proyecto Cero, dirigido por David Perkins y Howard Gardner, el teórico de las inteligencias múltiples. En su escuela infantil elaboró Jerome Kagan sus estudios sobre el temperamento. Allí surgió la Wide World, para mejorar la enseñanza a través del aprendizaje presencial y on-line, y también el Harvard Family Research Project, para implicar a las familias en la educación. Lo que me ha llevado  ahora a Harvard es su interés por una nueva ciencia en gestación, denominada MBE (Mind, Brain, and Education). La Universidad ha organizado un máster con este título, dirigido por Kurt Fischer. Su objetivo es elaborar programas educativos  “brain-based”, basados en el cerebro, es decir, en lo que las neurociencias descubren. En el año 2002, la OCDE publicó un informe redactado por algunos de los expertos en esta nueva área científica, titulado Understanding the Brain. Su tesis es que la educación se encuentra en un estado precientífico, y que para salir de él tiene que aprovechar lo que sabemos sobre los mecanismos neuronales de aprendizaje.

Pondré un ejemplo. Las nuevas técnicas de neuroimagen permiten ver las áreas del cerebro que se activan con cada tipo de actividad. El aprendizaje de la gramática y del léxico se da en zonas distintas. La gramática en el lóbulo frontal izquierdo, el léxico en zonas temporales de los dos hemisferios. Eso sucede cuando se aprende un idioma en la infancia. Cuando se aprende un segundo idioma más tarde, el aprendizaje de la gramática activa áreas en los dos hemisferios, lo que parece indicar que exige mayor esfuerzo. Por esto es recomendable comenzar ese aprendizaje lo antes posible. Otro ejemplo: los números escritos y oídos son procesados por distintas áreas cerebrales y posiblemente algunas de las dificultades en el aprendizaje de la aritmética se deban a que el niño no ha enlazado estas dos áreas. Lo que ve no se conecta con lo que oye.


Después de ponerme al día en lo último que está apareciendo, creo que la MBE no está consiguiendo los resultados deseados porque no tiene una idea clara de lo que es la educación. Se ha centrado en los mecanismos de aprendizaje. Educar es formar una personalidad. Lo que en la Nueva Frontera Educativa proponemos no es aprovechar lo que sabemos del cerebro para dar mejor nuestras clases, sino considerar que nuestro objetivo es EDUCAR EL CEREBRO, aprovechando su plasticidad. Después, ese cerebro se encargará de configurar la personalidad individual. Ya sé que esto puede parecer un poco cutre, porque es trasladar al cerebro lo que antes se decía del alma. Los filósofos griegos y medievales consideraban que la educación era el cuidado del alma, centro del aprendizaje, del pensamiento y de la acción. Ahora somos más humildes y creemos que ese centro está en el cerebro. Continuaré hablándoles de este tema.

MIRANDO CON MICROSCOPIO Y CATALEJO

En el libro de la OCDE que he mencionado antes, y que he vuelto a leer, encuentro una recomendación interesante para resolver el problema de la educación diferenciada. “Un currículum nacional debía consistir en un ”currículo global esencial y mínimo”, que dejara tiempo para algunas asignaturas optativas, ya desde secundaria. Esto permitiría que cada alumno pudiera tomar alguna decisión acerca de lo que le gustaría estudiar”.

LA ADOLESCENCIA es un tema que interesa cada vez más. Muchas de las conductas irresponsables propias de esta edad se han explicado porque los lóbulos frontales –órgano de la toma de decisiones- es el último en madurar, y no lo hace hasta los 20 años. Sin embargo, algunos investigadores apuntan que puede suceder al contrario. El hecho de no asignar responsabilidades a la gente joven es la causa de que los lóbulos frontales tarden tanto en madurar. Los adolescentes que han tenido que asumir responsabilidades de adultos las han cumplido perfectamente. Por eso, en muchos centros de Estados Unidos –y nosotros también en los programas de la Universidad de Padres- se ha introducido en el currículum el aprendizaje de la responsabilidad. Funciona. Tal vez estemos induciendo el síndrome de Peter Pan.

PROFESORES OPTIMISTAS.- Siempre he dicho que hay dos grupos humanos que deben ser inevitablemente optimistas: los padres y los docentes. Sin ese optimismo, mejor no tener hijos ni alumnos.  Antes, en la hoja de servicio de los militares había un apartado que decía. “VALOR.- Se le supone”. Pues bien, en nuestra hoja de servicio debería decir lo mismo. En el estupendo suplemento ES de La Vanguardia, se ha publicado un artículo sobre este tema: Profesores optimistas.



escrito el 3 de mayo de 2011 por en General


18 Comentarios en Mente, cerebro, educación

  1. Laura Bermejo Hidalgo | 04-05-2011 a las 10:56 | Denunciar Comentario
    1

    He leído el artículo de profesores optimistas, y me ha encantado porque me siento en sintonía con ellos. Para mí cualquier detalle aparentemente insignificante es importante dentro del aula; en mi experiencia hay tres a los que no renuncio porque me funcionan: uno, la disposición de los pupitres; es muy dificil comunicarte con otro dándole la espalda; entonces colocamos las mesas en forma de U, aunque luego los propios alumnos las recoloquen en fila porque el compañero profe que posteriormente ocupe el aula no esté conforme con dicha disposición. Dos, tampoco renuncio al movimiento físico del alumno por el aula, bien sea para formar grupos, debatir en los mismos algún asunto, preparar una exposición; mezclar a unos y otros cohesiona el grupo y facilita la tarea docente, explicándose entre ellos lo que el profesor a veces no sabe cómo hacer, dándoles responsabilidad e impidiéndoles que se adormezcan en la silla. Y tres, por supuesto, la risa, no sé que funciones neuronales se activarán, pero he comprobado a lo largo de años, que el 70% del éxito de los resultados de aprendizaje se basan en el relax dentro del aula; lejos de ser una perdida de tiempo, o un “cachondeo”, les hace interesarse más por la materia y vuelven a clase cada día con ganas, porque al menos se lo pasan bien, pero lo bueno es que también aprenden. En ciertas ocasiones nos escandalizamos por lo que un alumno en plena adolescencia nos ha dicho en clase, creo que es mejor “reírse” y entender que es una etapa convulsiva, que necesitan apoyo. Muchas veces los profesores nos ponemos dignos, y perdemos el sentido del humor.

  2. jose antonio marina | 04-05-2011 a las 17:21 | Denunciar Comentario
    2

    Enhorabuena, Laura. Da gusto oir un discurso educativo que no sea trágico. Todo lo que dices es pedagogía pura: organizar espacialmente la clase, hacer que los alumnos actúen, introducir el sentido del humor como herramienta didáctica.

  3. anail | 05-05-2011 a las 12:43 | Denunciar Comentario
    3

    Cada día me interesa más lo que las neurociencias descubren sobre el cerebro humano, unido a “la sabiduría educativa de la humanidad, psicología evolutiva” como muy bien escribes en tu libro “La educación del talento” – aprovecho desde aqui para darte las gracias por el, es un verdadero tesoro -. Cada vez explicas mejor un tema de tan dificil explicación, como es el cerebro humano. Contribuyes a falicitar su comprensión y es de agradecer, insisto. Yo me pregunto a veces – o casi todo el tiempo- ¿como es algo nuevo que tenemos que aprender o que estamos en ello y creo que somos una minoría de momento. Si estamos en los comienzos, intentandolo, o en mi caso concreto, llevandolo a la práctica -estoy educando mi cerebro o mejor sería decir, reeducando o rediseñandolo- y veo lo complicado que es, no por eso dejo de hacerlo, pues me he dado cuenta de lo necesario que es para mi bienestar y felicidad personal y social… Como es algo nuevo que los adultos estamos aprendiendo… podemos enseñarlo a los demás?. Supongo que la respuesta tiene que ser si. Seamos optimistas. Espero con impaciencia/paciencia lo siguiente que vayas escribiendo sobre un tema tan apasinante como es el cerebro. Explicado por ti es para dar saltos de alegría y parar tirar cohetes. Muchísimas gracias.

  4. Ana | 05-05-2011 a las 15:16 | Denunciar Comentario
    4

    He leído el artículo sobre profesores optimistas y tiene tantas cosas que comentar que me temo que dejaré muchas cosas en el tintero:
    Yo soy optimista por supervivencia. Si no lo fuera, habría muerto hace mucho de angustia. A mi hija la educo para que así sea y los estudios dicen que así deben ser padres, profesores, jefes, directivos……..y efectivamente cuando así es, ¡¡qué diferente es todo!!
    Como alumna y madre de alumna diré que he conocido de todo, profesores con vocación y profesores que actúan como auténticos funcionarios que están ahí por el sueldo y las vacaciones .
    Dentro de los profesores con vocación los hay más y menos optimistas. Obviamente esto influye en los resultados. ¿Cuántas personas hay que siguieron un determinado camino en sus estudios gracias a aquel maravilloso profesor que………? Yo aseguro que el profesor optimista sacará más de sus alumnos que el pesimista y mi trabajo me lo ha demostrado. En la empresa donde yo trabajo hacen prácticas alumnos del programa que antiguamente se llamaba “garantía social”. Cuando llega un alumno, cuyo profesor cree en él, raramente falla, hace unas prácticas perfectas. Cuando llega un alumno , cuyo profesor no cree en él, ni en la Empresa, ni en nada, el alumno falla, seguro. Realmente quién falla, ¿ el alumno, el profesor o ambos?
    En cuanto a la frase “Se ha de educar para la vida”, ¡¡ojalá fuera así!!! Pero me temo que no es así, entre otras cosas porque ¿qué ocurre con el temario? Yo veo al profesor de mi hija tan preocupado con terminar el temario que no creo que pueda dedicarse demasiado a otros asuntos. De cualquier forma quienes deben “educar para la vida” somos los padres principalmente pero sí es necesario el apoyo del colegio porque los niños pasan muchas, muchas horas en la escuela..
    Y aquí chocamos con otro problema, porque como se decía en el artículo, si el profesor les “educa para la vida”, pero ellos se quedan dormidos porque sus padres les dejan acostarse a las 12 de la noche por ver el programa X en la tele (volvemos al tema de la semana pasada de la necesidad de la implicación de la familia), o mientras el profesor intenta educar, algún alumno desaparece durante 3 meses porque se va de vacaciones al país de sus padres, en época lectiva. Así, claro, cualquiera se deprime.
    Con todo esto llegamos a la ADMINISTRACIÓN. Teniendo claro que la familia debe implicarse y que es necesario que sea una familia optimista, teniendo claro que el profesorado debe ser optimista y vocacional, ahora hay que exigir a la Administración más medios para hacer el trabajo, y tenemos que incluir en los programas educativos la enseñanza de otras habilidades como las emocionales, las sociales, una buena formación humanística y menos memorizar temario pero más aprender a pensar

  5. Héctor | 05-05-2011 a las 15:33 | Denunciar Comentario
    5

    Genial artículo, como siempre. Gracias.

  6. Puri | 06-05-2011 a las 19:11 | Denunciar Comentario
    6

    Pues yo creo que más que de optimismo se debería de hablar de PASION, que es lo que se nos debería de suponer a los padres y profesores.
    La pregunta sería:
    ¿Quién estoy siendo, cómo lo estoy haciendo, que los ojos de mis alumnos/hijos no están brillando?
    El trabajo de los maestros es despertar posibilidades en sus alumnos y esto se consigue con mucha pasión, el cerebro aprende mucho más y mejor cuando el proceso de aprendizaje está ligado a una emoción.

    Viendo este video se entiende perfectamente:

    http://ajmmekajros.com/anamnesis/2008/09/benjamin-zander-ted-talk/

    Si hay pasión todo lo demás sobra.

  7. jose antonio marina | 08-05-2011 a las 12:21 | Denunciar Comentario
    7

    Comentario a Anail. Gracias por tu amabilidad. Me alegra que tengas el mismo entusiasmo que yo por estos temas. El libro sobre “El cerebro infantil:la gran oportunidad” saldrá la semana que viene. Lo que he pretendido es seleccionar aquellos descubrimientos de la neurociencia sobre la educación del cerebro,que convendría que conocieramos padres y docentes. No se trata de que tengamos que convertirnos todos en neurólogos, sino de que tengamos un marco claro de referencia acerca de las posibilidades que el cerebro infantil -y adulto- nos proporciona.

  8. jose antonio marina | 08-05-2011 a las 12:31 | Denunciar Comentario
    8

    Respuesta a Ana (post 4). Hace unos años Robert Rosenthald y Leonor Jacobson realizaron un estudio titulado “Pigmalion en las aulas” que nos inquietó a todos los docentes. En él se demostraba que las expectativas que los profesores tenemos acerca de nuestros alumnos tiene una importancia extraordinaria en su comportamiento. Lo mismo sucede con las expectativas de los padres, con su optimismo o pesimismo, con su confianza o desconfianza respecto de sus hijos. En los programas de la Universidad de Padres (www.universidddepadres.es) hemos introducido a todas las edades los programas para la educación de niños optimistas elaborados por Martin Seligman, un psicologo de prestigio internacional, que fue presidente de la merican Psychological Association.
    Por último, no podemos esperar que la Administracion resuelva los problemas educativos, aunque es su obligacion hacerlo. Padres y docentes debemos constituir un “lobby”, un grupo de presión cuyo objetivo no sea político, religioso, económico, sindical, sino estrictamente educativo. En EEUU, por ejemplo, existen las PTA (Asociaciones de padres y docentes) a nivel estatal, y tienen una influencia muy poderosa sobre los políticos

  9. jose antonio marina | 08-05-2011 a las 12:33 | Denunciar Comentario
    9

    Gracias a HEctor y a Puri (post 5 y 6) por vuestra colaboración.

  10. Ana | 09-05-2011 a las 13:06 | Denunciar Comentario
    10

    Gracias por su comentario. Sé y comparto la línea de “la universidad de padres” porque soy alumna.
    Un comentario más: me apunto a la idea de una “Asociación de padres y docentes”. Efectivamente quizás ese sea el camino

  11. Flor Fernández del Viso Torre | 09-05-2011 a las 13:41 | Denunciar Comentario
    11

    Me parece muy importante el comentario que hace sobre un “currículo global esencial y mínimo”, porque nuestro sistema educativo es una máquina de hacer frustrados. La educación en España cae por su base: es incapaz de encontrar el talento en los estudiantes. En Estados Unidos los estudiantes no se cargan de contenidos como aquí (matemáticas, lengua, ciencias…), en la escuela desde muy temprana edad deben escoger sus asignaturas que incluyen materias tan diversas como periodismo, cerámica, todos los deportes posibles, todos los instrumentos musicales… En conclusión: Si tienes talento para algo en la vida el sistema te va a ayudar a encontrarlo. ¿Y qué pasa en América si no tengo un talento en particular? Pues que si eres buen estudiante (única capacidad que se busca en nuestro sistema educativo) vas a tener igualmente una beca y acceso a la Universidad que elijas y si no te gusta estudiar hay una formación profesional estupenda que te pone a trabajar el mismo día que terminas.

  12. jose antonio marina | 09-05-2011 a las 17:10 | Denunciar Comentario
    12

    Respuesta a Ana (post 10). Como alumna de la UP ya sabes la importancia que damos a la colaboración de los padres con la escuela. Espero que poco a poco podamos llegar a esas asociaciones de padres y docentes.
    Respuesta a FLor (posst 11) Es evidente que tenemos que conocer lo que hace en otros paises para copiar lo que resulta eficaz. Nuestro sistema es muy rígido, y esa es uno de los motivos de que tengamos tan alta tasa de fracaso escolar. Hay muchos alumnos que no son capaces de entender el interés de lo que intentamos enseñarles.

  13. Anail | 09-05-2011 a las 18:01 | Denunciar Comentario
    13

    Amabilidad la suya/tuya. Nos contestas a todos, pese a la apretada agenda que tendrás. Gracias x contestarme.
    Desde luego que no todos podemos ser neurólogos, ni a todos nos interesan las mismas cosas… Pero en mi caso concreto, el tener una mínima formación en el tema, en la medida de mis posibilidades y a pesar de mis limitaciones, me ayuda sobremanera a comprenderlo mejor y mis libros, “si no siempre entendidos desde luego que siempre están abiertos”. En este sentido su/tu aportacion es una ayuda extremadamente valiosa. Muchas gracias.

  14. jose antonio marina | 10-05-2011 a las 21:05 | Denunciar Comentario
    14

    Gracias Anail. Todos necesitamos mantener vivo nuestro interés y nuestra curiosidad. O sea, los libros -y los ojos- bien abiertos.

  15. 15

    Es evidente que tenemos que conocer lo que hace en otros paises para copiar lo que resulta eficaz. Nuestro sistema es muy rígido, y esa es uno de los motivos de que tengamos tan alta tasa de fracaso escolar. Hay muchos alumnos que no son capaces de entender el interés de lo que intentamos enseñarles.

  16. Juan David Valencia Giraldo | 30-11-2011 a las 19:40 | Denunciar Comentario
    16

    Hay que confiar en la adolescencia, que nos sintamos protegidos y que nuestras aficiones no generen malestar. Es que pasa, algunas veces, que en este mundo tal y como está, ya hay unas reglas de juego, el juego de la vida. Debemos estudiar lo que mas plata genere, debemos ser trabajadores y cumplir con nuestras responsabilidades, pero el valor humano no lo promueven. A eso es que yo le apunto, reeducarnos de una manera distinta a la vigente.

  17. Andrea Arguello | 08-12-2011 a las 14:09 | Denunciar Comentario
    17

    Las conductas irresponsables de los adolescentes, es el producto de no ceder por parte de los padres responsabilidades, lo cual conlleva al adolescente no solo a equivocarse sino tambien aprender a rectificar, entre otras cosas… Definitivamente se debe cambiar la educacion, y esta comienza por casa.

  18. Enrique | 29-12-2011 a las 14:02 | Denunciar Comentario
    18

    Los problemas son de todo tipo. La Educación no es un compartimento estanco, depende delos demás servicios sociales. El Cómo se hacen estos de productivos, determina la realización de los otros.Ese es el problema básico, aqui, y en Pekín. saludos

1 Enlace externo en Mente, cerebro, educación

  1. 1

    […] voy a dar este asunto por zanjado ni evidente. Me gustaría plantear un debate, sin duda incómodo. La semana pasada hablé de Harvard, y hoy voy a hablar de Canadá, porque me interesa mucho lo que están haciendo sus […]

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar