Aprender a Pensar

Repensar la Educación

José Antonio Marina

Fundación SM

¿Las chicas con las chicas?

Vuelvo a Madrid, tras un viaje relámpago a Barcelona para participar en unas jornadas de la Fundación Sport y Cultura. Antes de mi intervención ha habido un interesante debate sobre la importancia de las redes sociales… para el marketing. Sobre su posible utilización educativa, les hablaré otro día. Hoy quiero comentar un tema controvertido. El Gobierno ha aprobado el anteproyecto de Ley de igualdad de trato, en el que se prohíbe que escuelas públicas –por lo tanto, también las concertadas- puedan segregar a sus alumnos por su sexo. Vaya por delante mi postura: me parece conveniente la educación mixta, pero creo que debemos estudiar seriamente si tal como está organizada en este momento no perjudica a las chicas.

En realidad, a lo que me resisto es a ideologizar la educación, sea en un sentido o en otro. Nuestra obligación como docentes es ser la “conciencia crítica de la sociedad en su conjunto” sobre temas educativos. La casualidad ha hecho que en el AVE viniera leyendo el libro Cuestión de sexos, de Cordelia Fine. La autora menciona el libro de Susan Pinker, La paradoja sexual, que aborda la pregunta de por qué “las mujeres inteligentes con plena libertad de elección no escogen los mismos caminos y en igual cantidad que los hombres. A pesar de no tener ninguna barrera de por medio, no se comporta como clones masculinos”. En El cerebro infantil he estudiado las diferencias entre el cerebro masculino y femenino. Hay diferencias significativas, que no influyen en la inteligencia general, que es igual en ambos sexos, pero sí en las preferencias e intereses de cada uno de ellos. Aún así, hay que advertir que la mente surge de procesos neuronales configurados por la cultura y adaptados a ella.

En este momento, preparo un estudio para la Fundación Repsol sobre cómo fomentar en España vocaciones científicas, matemáticas, técnicas y empresariales, y me he encontrado con varias investigaciones que demuestran que la visión que estamos dando de estas actividades desaniman a las chicas. Paul Davies y sus colegas dieron a un grupo de alumnas de empresariales dos artículos retocados para que los leyesen.

Uno describía al empresario como persona creativa, informada, estable y generosa, y afirmaba que esas cualidades se daban por igual en hombres y mujeres. El otro describía al empresario como una persona agresiva, autónoma, capaz de asumir riesgos, características que pertenecían al estereotipo masculino. Luego se les preguntó si estaban interesadas en ser autónomas y dueñas de una pequeña o gran empresa. A las alumnas que puntuaron bajo en el índice de proactividad (es decir, la tendencia a mostrar iniciativa, identificar oportunidades, actuar y perseverar hasta lograr los objetivos) les fue indiferente qué artículo leyesen. Pero ¿qué pasó con las mujeres muy proactivas? Como cabe esperar de esas mujeres tan decididas, su interés por una carrera empresarial era alto, pero se vio notablemente reducido después de haber leído el artículo en que se decía que empresarial es igual a hombre.

El prototipo de una profesión se integra o no en la identidad de una persona, incluida su identidad de género. Las películas transmitieron la imagen de que los informáticos eran unos “obsesos de la informática, que se pasaban los días encerrados con el ordenador y bebiendo latas de cerveza y que en los ratos libres se sentaban en el sofá a ver una película de ciencia ficción por centésima vez”. Sapna Cheyan, psicóloga de la Universidad de Washington, se interesó por saber si esa imagen de loco de la informática ahuyentaba a las mujeres de esa profesión. Estaban realmente mucho menos interesadas. Y sin embargo, esa imagen no es verdadera. De hecho, en su fase inicial la informática fue cosa de mujeres, porque la programación requería mucha paciencia y cuidado. Cheyan y sus colegas supusieron entonces que si se cambiaba la imagen, aumentarían las vocaciones femeninas. Cambiando la decoración de la clase, Cheyan consiguió aumentar el interés de las alumnas: “Cambiado el entorno de la informática se puede hacer que aquellos que sientan poco o ningún interés vean un nuevo aliciente en él” (CHERYAN, S. ET ALT.: “Ambient belonging: How stereotypical cues impact gender participation in computer science“, Journal of Personality & Social Psychology,  97, 6, 1045-1060).

No tengo espacio para continuar. Les invito a que lean los artículos que sobre este tema publicamos en UNIVERSO UP, la revista de la Universidad de Padres que dirijo. En ellos se da información sobre este debate, más complejo de lo que parece, y expongo mi postura.

¿Cuál es la suya?



escrito el 31 de mayo de 2011 por en General


17 Comentarios en ¿Las chicas con las chicas?

  1. andrea | 31-05-2011 a las 10:38 | Denunciar Comentario
    1

    Me da gusto leer referencias que apuntan a conclusiones similares a un estudio del cual participo en la Universidad de Barcelona en conjunto con otros países de Europa….De los estereotipos a la reproducción de diferencias, patrones rígidos y asociaciones socioculturales…limitantes claras de oportunidades y nuevas ocupaciones/formaciones posibles.Queda mucho por informar y comunicar, en definitiva visibilizar.

    Interesante dato lo del ámbito Informático.Pronto podremos compartir resultados, un saludo

  2. Flor Fernández del Viso Torre | 31-05-2011 a las 11:26 | Denunciar Comentario
    2

    Yo fui a un colegio mixto hasta los 14 años, a esa edad a un grupo de quince chicas nos dieron la oportunidad de entrar en un prestigioso colegio masculino que quería hacerse mixto; aquel grupo de chicas entramos en un colegio con cerca de mil chicos que, aunque en su casa tuviesen madre, abuela o hermanas, nunca habían convivido con compañeras en la escuela. Aquello fue una pesadilla, cuando entrábamos nos escupían e insultaban y, la dirección del colegio, por precaución, ante nuestro temor, tuvo que apartar nuestra aula (en la que había chicos y chicas) del resto, también nos tuvieron que poner en un patio aparte, en fin, un comportamiento que jamás había observado en los chicos de mi antiguo colegio mixto.
    El machismo es aún un problema existente, como se comprueba estos días en la prensa, gracias a las confesiones de las mujeres políticas en Francia tras la detención de Strauss Kahn. Pienso que parte del problema se debe a las ideas erróneas que desarrollan los hombres respecto a lo qué es una mujer. No creo que la segregación favorezca el conocimiento mutuo. Me pregunto cuántos de estos políticos que hacen esos comentarios machistas a sus compañeras se habrán educado en una de “las mejores escuelas” sólo para chicos.

  3. Carmen Guaita | 01-06-2011 a las 7:25 | Denunciar Comentario
    3

    Magnífico post, profesor. A mí me preocupa muchísimo el papel de la mujer en la sociedad contemporánea y creo que, en ciento sentido, las mujeres nos encontramos también ante una nueva frontera. Es evidente el retroceso del feminismo, tal vez asfixiado por no reconocer lo que tan bien explica usted en este artículo. Somos iguales en derechos y deberes, diferentes en la manera de situarse ante el mundo. La única igualdad posible es la igualdad en la diferencia. Publiqué un libro el año pasado en el que entrevisté a muchas mujeres que, como yo misma,no nos consideramos retratadas en el estereotipo de la “feminidad” (al estilo tradicional) ni en el del feminismo excluyente. Se llama “Desconocidas”. Intentaré hacerle llegar un ejemplar. ¡Gracias profesor Marina!

  4. mm2011 | 02-06-2011 a las 8:39 | Denunciar Comentario
    4

    Es este un tema ineresante más que por una cuestión política por las repercusiones sociales que tiene y siempre va generando a lo largo de la historia de la humanidad.
    Llevo dedicándome a la enseñanza y a la educación, que no es lo mismo, más de 27 años. Quiero decir que mi especialidad (palabra que detesto) es la de maestro de niños, y por ello me pagan. Miembro de una familia donde todos somos varones (hasta ocho), he vivido y observado experiencias que me han dado mucho que pensar y, a la vez, reflexionar sobre los roles masculinos y femeninos.
    Fijándome en la familia, cuando niños, las únicas diferencias son anatómicas y de marca sexual. Ahora bien, la influencia cultural, el pesado bagaje de las tradiciones, la presión social y política hace que se eduque a los hijos con distingos, siguiendo patrones y roles establecidos. Esta responsabilidad la asumen los padres: el varón se encarga de la búsqueda del alimento y del sustento mientras la hembra se dedica al cuidado del bebé. Es ese un momento crucial donde se va repartiendo el trabajo y asumiendo roles, naturalmente y hasta cierto punto necesario. Pero la cuestión más importante es que, según crece el niño o niña, es la madre la que le educa, adiestra e instruye inculcándole estos mismos roles ya totalmente asumidos. Y, si ésto no fuera poco, tiene como asesoramiento las opiniones y comentarios de su familia biológica y también política.
    Cuando el niño/a llega al colegio mixto con 3 años, a Educación Infantil, de cierta manera va moldeado aunque se fomenta la convivencia sin ninguna diferenciación, el trato igualitario, etc., utilizan los mismos servicios, se visten y se desnudan juntos como norma básica y natural.
    Más adelante, esta naturalidad , libertad, desinhibición no la pierden, se la transforman agentes externos: están los espíritus críticos que ven la maldad en todas partes y siguen influyendo para que los roles sean diferentes. Eso es un gran peso para el niño porque no lo entiende, para el adolescente que lo piensa y piensa y para el adulto que le desconcierta por completo cuando llega a esa etapa totalmente contaminado.
    Es necesario, y me consta que muchos padres hoy en día lo hacen, un giro, un cambio, una transformación en este sentido para no caer en la absurda influencia cultural, en un absurdo reparto de los roles en casa, en el trabajo, en las Universidades, en las leyes volubles que en una época benefician al macho y en otra a la hembra, en los gobiernos.
    Pero este cambio tiene que comenzar en la mente de cada ser consciente y acogerse más a las leyes naturales que a las políticas las cuales siempre ocultan otros intereses.
    Om Shanti

  5. anail | 02-06-2011 a las 11:45 | Denunciar Comentario
    5

    Si la mente surge de procesos neuronales configurados por la cultura y adaptados a ella y la inteligencia general es igual en ambos sexos, entonces, la variabilidad entre sexos,las preferencias e intereses provienen, en gran parte, de la iteracción con la cultura/entorno. Si cambiamos esto -su interacción- cambiamos los procesos neuronales y su configuración. Para lograrlo, hay que estar al día en los avances sobre el conocimiento del cerebro (neurociencia etc.). Saber como aprende el cerebro, es fundamental -además de apasionante- . Los colegios tienen que cambiar su estilo educativo, pues -en promedio- siguen en el pasado. La sociedad en su conjunto, tiene que estar bien informada y su mensaje e influencia será otro y distinto. Las diferencias que surjan seran por personas, no por chicos o chicas. El debate será otro y mejor. Ojalá. Muchas gracias por tu especial e interesantísima contribución.

  6. jose antonio marina | 08-06-2011 a las 20:03 | Denunciar Comentario
    6

    Respuesta a Andrea (post 1): este campo de investigación está en plena ebullición. Me encantaría que me tuvieses al tanto de vuestros estudios.

  7. jose antonio marina | 08-06-2011 a las 20:10 | Denunciar Comentario
    7

    Respuesta a Flor (post 2). Tu caso es interesante por lo peculiar. Atendiendo a la documentación que tengo,creo que la educación mixta es mejor, pero que hay que evitar que sea perjudicial para las chicas.

  8. jose antonio marina | 08-06-2011 a las 20:14 | Denunciar Comentario
    8

    Respuesta a Carmen (post 3) En efecto, la unica igualdad posible es la igualdad de la diferencia. Si pensamos que es importante que ayudemos a cada alumn@ a encontrar su propia vocación, su propia manera de enfrentarse a la vida ¿cómo vamos a obligarles a vivir su masculinidad o feminidad de una únima manera? Los únicos límites son ñlos que impone la ética de la justicia y la ética del cuidado.

  9. jose antonio marina | 09-06-2011 a las 20:26 | Denunciar Comentario
    9

    Respuesta a anail (post 5)En efecto, la inteligencia general es practicamente igual en hombres y mujetes. Pero se refiere a la inteligencia cognitiva. En cambio, en el ámbito de las motivaciones, dcosa que las preferencias, de los intereses y de las emociones hay importantes diferencias. Te voy a poner un ejemplo. Para triunfar en una profesión, hay que renunciar a muchas cosas. Cuando una vez alcanzado el éxito se pregunta a los triunfadores o triunfadoras que opinan de su situación, es frecuente que las mujeres piensen en aquellas cosas de las que tuvieron que prescindir -por ejemplo, de una vida familiar más intensa- cosa que rara vez ocurre en los hombres.

  10. anail | 10-06-2011 a las 12:03 | Denunciar Comentario
    10

    Muchas gracias por contestar. Yo me pregunto ¿si la inteligencia cognitiva viene condicionada por razones evolutivas de supervivencia y es el motivo por el que la especie humana ha desempeñado roles distintos, y si esto es así, entonces, es el precio que pagamos en la sociedad actual, pues ya no es la misma, es la causa por la que hombres y mujeres, en promedio, acabemos dirigiendo nuestros pasos por los caminos de siempre, y por lo que nos cuesta tanto cambiar… Pero si cambiamos los roles sociales -que desde luego es la obra del Escorial, cuando hablo de neurociencia en mi entorno me miran como a un bicho raro, aún así, mi interés no decae- si nos esforzamos y no desesperamos, a largo plazo irá configurando la intelegencia cognitiva, pues si esta surge de la cultura y se adapta a ella al final se verá afectada e influirá en las preferencias e intereses, en las emociones y la importancia que tiene aprender a gestionarlas… Si cambiamos la interacción con el ambiente, como dice A. Damasio, “la interacción, no nos olvidemos, es clave” y tu mismo- muchas veces lo he leído- si la cultura es otra, adaptada a las circunstancias actuales acabará dejando huella en la mente… Perdón por extenderme demasiado. Gracias

  11. Ana | 10-06-2011 a las 12:55 | Denunciar Comentario
    11

    Gracias por el artículo.
    He sido alumna de colegio concertado femenino y sé, que esta segregación no ha sido buena para mi educación.
    Yo no estoy de acuerdo en la segregación ni por sexos ni por ningún otro concepto porque el MUNDO está formado por hombres y mujeres, personas brillantes y personas mediocres, personas de diferentes nacionalidades, culturas y religión y todos convivimos, ¿por qué no hacerlo en la escuela?
    ¡¡Claro que hombres y mujeres somos diferentes!!! En motivación, en pensamiento, en la gestión de algunas emociones, en las habilidades sociales, en la gestión de conflictos, en la manera de relacionarnos…en muchas cosas, pero esto no quiere decir que tengamos que ser educados por separado, sino educados juntos y en la diversidad (aplicada a todos los conceptos). Creo que ese es uno de los retos.

  12. jose antonio marina | 11-06-2011 a las 10:50 | Denunciar Comentario
    12

    Respuesta a Anais (post 10): Nuestra esperanza es que la cultura pueda actualizar algunas de las posibilidades humanas, y frenar otras. Lo malo es que las cuturas pueden fracasar y encanallarse, y entonces con facilidad nos encanallamos todos. Por eso es tan importante conocer los mecanismos de la inteliencia individual y social, y mantener una actitud crítica.

  13. jose antonio marina | 11-06-2011 a las 10:53 | Denunciar Comentario
    13

    Respuesta a Ana (post 11) Ya sbes que ni idea es que la integración es buena, pero que en este momento debería admitir algún tipo de diferenciación, dentro de la flexibilidad que deben tener las escuelas, para que las chicas no resulten perjudicadas por unas influencias ambientales que ahora juegan contra ellas. Serían, por ejemplo, espacios de reflexión sobre temas que las afectan a ellas solas y que no se pueden tratar con la suficiente libertad y objetividad en clases comunes.

  14. anail | 11-06-2011 a las 22:58 | Denunciar Comentario
    14

    Gracias por contestar. ¿Actualizar como sinónimo de activar?. Conocer los mecanismos de la inteligencia individual y social es fundamental -y apasionante- y no vivir ajenos a esa información, que aumenta cada día, -tendría que ser obligatorio- junto al desarrollo del pensamiento crítico -es crucial-, para no “encanallarnos” como muy bien nos dices, – aqui y en tus interesantes libros-, es lo que tenemos que evitar y no bajar la guardia. Por otro lado, me parece certera la idea de incluir es espacios de reflexión, que separar por sexos, para ir cambiando la inteligencia cognitiva o activar nuevas posibilidades, acompañado de un cambio en el estilo educativo en los colegios – en promedio-siguen anclados en el pasado y perjudica a las chicas. En el siglo XXI, chicos y chicas tenemos que caminar juntos y buscar soluciones acordes a nuestro siglo. Gracias

  15. nikon | 15-06-2011 a las 13:11 | Denunciar Comentario
    15

    Enhorabuena por el blog, en primer lugar. Es mi primera incursión en él y se apuntan temas que, no sólo como maestra y madre, sino también como miembro de una sociedad que considero enferma, resultan imprescindibles para entender problemas clave de nuestra época. Sobre este asunto en particular, estoy de acuerdo con otros comentarios anteriores en que la educación debe ser mixta. Si existen problemas exclusivos de las mujeres, igual que si existen otros exclusivos de los hombres, deben analizarse en común en el ámbito de la escuela a fin de darlos a conocer (y a comprender) y que no sean sólo “cosas de mujeres”, sin que por ello no se pueda (y se deba) profundizar en ellos de forma individual en el plano familiar (como cualquier otro conflicto). Cuando hablamos de desigualdad, se debe a que hay tareas (cuidado y educación de los hijos, cuidado del hogar, roles de cohesión y responsabilidad familiar, etc.) que están denigradas por la sociedad actual, porque “no dan dinero”, aunque son imprescindibles para nuestra especie y civilización. Dado que la mujer tiene una mayor implicación en la crianza no por una cuestión social, sino por una biológica que seguirá existiendo por mucho que nos empeñemos (y mejor que la aceptemos, pues la lactancia materna, algo tan beneficioso para los bebés, depende de ello), ella es una de las principales afectadas (aunque los primeros afectados son los niños, que no reciben la atención necesaria). Una vez que la sociedad defienda y proteja (y no sólo con palabras y buenas intenciones) esta labor de crianza, las desigualdades dejarán de verse como tales. Soy de la opinión que el padre debe implicarse en la educación de los hijos y el cuidado del hogar siempre que pueda y que la mujer debe formarse profesionalmente, a fin que ambos puedan aportar sus peculiares visiones de la faceta publica y privada para poder beneficiarnos todos de esa riqueza diferencial. Teniendo ambos, hombres y mujeres, independencia económica y, por tanto, libertad de elección, la implicacion en las tareas a compartir dependerán de una educación integral y participativa.

  16. mulberry accessories | 16-11-2012 a las 21:03 | Denunciar Comentario
    16

    Don’t bother to it’s the perfect time who were easy to wear to be with. Socialize who’ll allow one prize all by yourself on.

  17. mulberry alexa sale | 16-11-2012 a las 21:04 | Denunciar Comentario
    17

    Enjoyment is really a cologne you may not put within other companies without the benefit of getting a small number of falls within your own.

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar