Aprender a Pensar

Repensar la Educación

En busca de la nueva frontera

José Antonio Marina

Fundación SM

Didáctica compartida

escrito el 26 de abril de 2011 por en General

El profesor aislado, unido místicamente con sus alumnos en una burbuja socrática, ha desaparecido. Ningún problema educativo puede resolverse en soledad y, sin embargo, a los docentes nos cuesta colaborar. Los claustros –agente educativo principal de un Centro- funcionan, por regla general, en régimen de mínimos. La Nueva Frontera educativa  pasa por integrar programas e implicar a distintos agentes educativos. Los currículos integrados es lo que está en la base de la enseñanza por competencias (una idea que pedagógicamente es interesante, pero didácticamente me parece poco madura). No hemos resuelto el problema de la “transferencia” de conocimientos. Muchas investigaciones demuestran la dificultad de nuestros alumnos para aplicar en una asignatura lo que han aprendido en otra. O, simplemente, para rescatar lo que tienen en la memoria. Hemos instaurado una modularidad cerrada. No sólo en España, por supuesto. Un estudio llevado a cabo por Blanchette y Dunbar demuestra lo que aquí sabemos perfectamente: “los alumnos tienen dificultad para transferir las habilidades de cálculo que aprenden en matemáticas a las clases de física”. Cada currículo es un módulo autónomo y blindado. Las asignaturas transversales y la educación por competencias intentan paliar la situación, pero creo que no serán eficaces mientras no se reflejen en el contenido mismo de los programas. David Sousa, en su How the Brain Learns, dice lo mismo: “La mejor manera de favorecer el transfer de conocimientos o procedimientos es elaborar currículos integrados”. Por eso, os propongo trabajar en esto, es decir, en un “currículo interdisciplinario”, comenzando por el último ciclo de Primaria y el primer curso de la ESO. ¿Os apuntáis alguno?

La integración no debe terminar ahí. Hace falta implicar a otros agentes educativos.

Continuar leyendo… "Didáctica compartida"


seguir leyendo...

¿Está descubriendo Inglaterra la enseñanza concertada?

escrito el 19 de abril de 2011 por en General

En plena euforia ilustrada, Kant escribió un maravilloso opúsculo titulado “Ideas para una historia universal desde un punto de vista cosmopolita”. Era un intento de evitar el egocentrismo cultural, que siempre es provinciano e injusto. Siguiendo su ejemplo, me gustaría elaborar con su ayuda una “pedagogía desde un punto de vista cosmopolita”. ¿Qué se está haciendo en otros países? ¿Qué hacen mejor que nosotros? ¿Qué hacemos nosotros mejor? ¿Está habiendo alguna innovación educativa que debamos conocer? La Nueva frontera educativa exige viajar y estar dispuestos a aprender de todos y de todo. Por eso no me importa mirar lo que hace el mundo de la tecnología y de la empresa. Ambos utilizan sistemáticamente la técnica del benchmarking, de la comparación continua con los demás, para evaluar si lo están haciendo bien o mal. ¿Por qué no vamos a hacer nosotros lo mismo?

Continuar leyendo… "¿Está descubriendo Inglaterra la enseñanza concertada?"


seguir leyendo...

Sobre la excelencia

escrito el 12 de abril de 2011 por en General

Ya saben que estos últimos días intento aclarar mis ideas acerca de la conveniencia de crear centros educativos de excelencia, para estudiantes de bachillerato. En Francia, por ejemplo, los hay. Los liceos Henri-IV o Louis-le-Grand en París lo son. O al menos lo eran. En España ha habido algunos con clara vocación de excelencia, como el Ramiro de Maeztu de Madrid, y otros que me gustaría conocer. Después de mis pesquisas he llegado a la conclusión de que hay procedimientos para convertir a todos los centros en centros de excelencia total.

Un CENTRO DE EXCELENCIA TOTAL es el que tiene resultados excelentes con los alumnos  extraordinarios, buenos, regulares, malos y pésimos. Esto, sin duda, es más difícil que implantar centros especiales, porque para conseguirlo hay que introducir una flexibilidad en los centros que no tenemos y, naturalmente, contar con la implicación de toda la comunidad educativa. Estoy seguro de que muchos centros lo están haciendo. Conozco, por ejemplo, el Colegio Montserrat, de Barcelona, y muchos otros que me gustaría conocer y dar a conocer. Hace unos días, en el Congreso de Ciudades Educadoras, algunos centros presentaron propuestas innovadoras que merecen un aplauso.

Continuar leyendo… "Sobre la excelencia"


seguir leyendo...

El mérito

escrito el 10 de abril de 2011 por en General

En mi sección de EL MUNDO he publicado el siguiente texto, que les copio porque me interesan mucho sus respuestas:

El mérito

¿El mérito es un valor de izquierdas o de derechas? La mera formulación de la pregunta revela una patología social. Atribuimos valores fundamentales a ideologías políticas, con lo que la defensa de su propia identidad impide llegar a una síntesis. Estamos instalados en la antítesis perpetua, sin posibilidad de avanzar. El orden es de derechas, la libertad de izquierdas. Sentido del deber, derechas. Defensa de los derechos, izquierdas. Familia, derechas; defensa de la mujer, izquierdas. Excelencia, derechas; igualdad, izquierdas. Esto es un disparate sin fundamento. La genealogía de la noción de “mérito” sirve de biopsia histórica. “Mérito” era un término teológico, que motivó la reforma protestante. Para Lutero, el único mérito posible era el que provenía de Cristo. El catolicismo admitía también el mérito por las propias obras. En el mundo político, el mérito fue el gran valor revolucionario. Jefferson, en EEUU, pedía una “aristocracia del mérito”. La Revolución francesa exigía que el mérito personal y no los privilegios de clase determinara el acceso a las profesiones. En el siglo XX, apareció el término “meritocracia”. Designó la ascensión de una nueva “clase”. Los defensores de la igualdad denunciaron sus excesos. En esas estamos. Esto viene a cuento de la propuesta de Aguirre de un “Bachillerato de excelencia”. El tema merece ser debatido y no sólo sobado retóricamente. ¿La excelencia es justa o insolidaria? ¿Qué opina usted?

Ver artículo completo


seguir leyendo...

Ciudades educadoras: el potencial de la participación ciudadana

escrito el 5 de abril de 2011 por en General

Cuando se ocupaba de un caso nuevo, el comisario Maigret solía deambular pesadamente por los alrededores del escenario del crimen, porque eso le permitía absorber la información que necesitaba. Me pasa algo parecido cada vez que me enfrento a un problema: husmeo por lugares distintos, para ver si cazo algo. Movido por este afán cinegético, he participado esta semana en el X Congreso de Ciudades Educadoras, que se ha celebrado en Alcalá de Guadaira, un pueblo cercano a Sevilla. En mi conferencia defendí un “modelo de ciudades educadoras de segunda generación”, capaces de aprovechar la experiencia de los veinte años de vida de este movimiento, pero más reflexivas, con una teoría clara, y  con una preocupación por la eficacia  y la evaluación.

Me interesa el tema porque la escuela se nos está quedando pequeña. Es el núcleo duro de la educación formal,  hincado como una roca en la turbulenta corriente de la educación informal que con frecuencia la cubre y, desde luego, la adelanta. Es evidente que “para educar a un niño hace falta la tribu entera” y que “para educar bien a un niño hace falta una buena tribu”. Pues bien, la ciudad es la tribu moderna. Por eso, la iniciativa de las ciudades educadoras nos fascinó a muchos. En estos años, ha suscitado una gran creatividad ciudadana pero, en este momento, debemos prolongarla con una metodología más eficaz. Mi propuesta es que hay ciertos problemas educativos que deben resolverse a escala municipal. Por ejemplo, el fracaso escolar. Un centro es demasiado pequeño y una Comunidad demasiado grande. En España, el fracaso escolar supera el 30% cuando la UE ha fijado en el 10% el nivel aceptable. La propuesta que hemos elaborado y que hemos puesto a disposición de los municipios es que se puede alcanzar ese nivel en el plazo de 4 ó 5 años, dependiendo de la participación ciudadana.

¿Qué hemos hecho? Elaborar una hoja de ruta para implicar a toda la ciudadanía. Todo el mundo puede hacer algo por mejorar la educación, y lo único importante es explicarles la necesidad, someterles a un proceso de emulación personal (que nadie quiera o se atreva a quedarse fuera del proyecto), fijar unos objetivos evaluables y proponer formas variadas de colaboración. En Documentación podéis ver un estudio que publiqué no hace mucho sobre el tema.

Continuar leyendo… "Ciudades educadoras: el potencial de la participación ciudadana"


seguir leyendo...

Prólogo

escrito el 29 de marzo de 2011 por en General

Soy un detective educativo, una profesión tan extravagante que exige una explicación. Entre las variadas figuras en que se encarna la racionalidad, en las que se hace real e impura la razón pura – como son el profesor, el científico, el jurista, el filósofo, el hombre de negocios, el ingeniero, el médico- siempre me ha atraído una, sin duda menor, pero que para mí está aureolada de un prestigio aventurero, literario y cinematográfico. Me refiero al detective, que ejerce una racionalidad práctica y emocionante.

Continuar leyendo… "Prólogo"


etiquetas: , ,

seguir leyendo...

El lío

escrito el 29 de marzo de 2011 por en General

Sospecho que una parte importante de los problemas y fracasos educativos está provocada por sistemas ideológicos ocultos, frecuentemente emocionales, que influyen en nuestro modo de pensar, sentir y actuar sin que apenas nos demos cuenta. En La recuperación de la autoridad estudié el entramado que hizo que, por causas casi siempre acertadas, la autoridad cayera en crisis. George Lakoff, un famoso lingüista, acaba de hacer algo parecido estudiando las afiliaciones políticas. Pues bien, una de las líneas de investigación de Mermelada & White pretende investigar las creencias y emociones -los “sistemas ocultos”- que presionan a la baja a nuestra educación.

Les pondré un ejemplo. Tengo el pálpito de que los bandazos que dan las pedagogías, los sistemas educativos, las leyes educativas o penales que afectan a la infancia y la adolescencia tienen su origen en que las sociedades occidentales no saben qué hacer con los niños y menos aún con los adolescentes. Exagerando un poco, no saben si llevarles a un correccional o darles una Visa Oro.

Estamos hechos un lío. El jueves pasado di la conferencia inaugural de unas Jornadas organizadas por las Facultades de Derecho y de Psicología de la Universidad de Comillas sobre “Psicología y Derecho del Menor”, un tema interesante para la educación, porque trataba, entre otras cosas, de cómo se define y mide la madurez de un adolescente. Titulé mi conferencia “Las edades inciertas en Derecho”. El derecho que afecta a la infancia y a la juventud es caótico. No hay acuerdo en las legislaciones entre países ni en la legislación dentro de cada país. La responsabilidad penal comienza en unos Estados a los 7 años (Australia, India, Irlanda, Reino Unido, Sudáfrica, Estados Unidos). Hay otros en que no hay edad mínima (México, Polonia, Luxemburgo, Mauritania), por lo que un niño puede ser condenado aunque tenga 4 años. En Estados Unidos hay más de cien casos de niños condenados a cadena perpetua sin remisión por crímenes cometidos antes de los 13 años.

Continuar leyendo… "El lío"


etiquetas: , , , ,

seguir leyendo...

Aprender a Pensar